Para cumplir los objetivos propuestos, se articuló la participación de personal del área protegida, de la Asociación Civil Costasalvaje y de la empresa Ancla Marina, ambas de México y del Centro Internacional de Buceo María la Gorda operado por Marinas Gaviota.

Se colocaron 10 anclajes en la zona de fondeo para embarcaciones extranjeras (2 para megayates y 8 para yates ligeros), creando de esta forma condiciones para dar respuesta a lo establecido en el Ordeno 49 emitido por la Dirección de Seguridad e Inspección Marítima del Ministerio de Transporte en fecha 1ro de diciembre de 2016.

Además, se colocaron boyas de amarre en 6 nuevos sitios de buceo, con lo cual se logra que un total de 27 sitios dispongan de facilidades de amarre para evitar que las embarcaciones lancen las anclas sobre los arrecifes.

Como parte del trabajo realizado se actualizaron las regulaciones vigentes en el plan de manejo del área protegida para garantizar la conservación del ecosistema arrecifal y la vida silvestre asociada, y aprobar la estancia segura de embarcaciones en la zona admitida

Entre los resultados de la campaña destacan la creación de facilidades para el ordenamiento de la actividad turística en el área marina y la disminución de la presión sobre los arrecifes coralinos. Asi mismo, se fijó la capacidad de carga en la zona de fondeo y se logró fortalecer la efectividad de gestión del área protegida.