Celebran octavo Festival de Aves Migratorias en Guanahacabibes

La comunidad de El Valle, de la península de Guanahacabibes, acogió por octava ocasión el Festival de Aves Migratorias con el  propósito de realzar los valores del lugar como prominente corredor de aves migratorias sobre todo de norteamérica.

Niños, jóvenes y adultos de comunidades ubicadas en la Reserva de la Biosfera  participaron en varias actividades que sirvieron como elemento movilizador de la conciencia ambiental y la voluntad de los pobladores locales hacia la conservación de la biodiversidad.

Durante la cita, los interesados pudieron observar e identificar algunas especies de aves migratorias, que arriban a ese sitio, punto más occidental de la isla.

En esta ocasión, guiados por especialistas del Parque Nacional Guanahacabibes, recibieron un entrenamiento sobre el uso de los instrumentos ópticos para la observación e identificación de algunas especies, conocieron su hábitat en el bosque y en las lagunas litorales y aprendieron el uso de las guías de campo.

Además, los participantes asistieron a una exposición de carteles, libros, revistas, documentales relacionados con los procesos migratorios y sesión de capacitación e intercambio de conocimientos donde se abordaron temas relativos a la migración de aves y su importancia para el área protegida, las acciones para su conservación y algunos elementos sobre la legislación que protege a la biodiversidad.

Los niños, maestros y pobladores locales expusieron sus experiencias de trabajo y su articulación con el área protegida a través de su participación en los círculos de interés y en los grupos ambientales comunitarios.

Procedentes de Norteamérica, las primeras aves migratorias ya arriban a la península del extremo occidental de Cuba, donde temporalmente encuentran refugio seguro y se adueñan de bosques, manglares, la flora de ciénaga y la vegetación de costa

Según especialistas del Parque Nacional estas aves son vitales para los ecosistemas por las actividades que desarrollan; por ejemplo, las acuáticas se alimentan de determinadas plagas y contribuyen a la propagación de semillas.

La migración de los ejemplares comienza en el mes de julio con los falconiformes, o sea los gavilanes, y  sus patrones más comunes señalan el vuelo desde las zonas templadas o árticas hacia las regiones cálidas,  para la reproducción en el verano.