Logo Sierra del Rosario

Zona socioeconómica

Debido a la complejidad que existe en el APRMSR en cuanto a la diversidad de tenentes y manejos que se desarrollan, es imprescindible subdividir esta zona en subzonas. Cada una posee características geográficas diferentes para lo cual se deben cumplir regulaciones que contribuyan al uso sostenible de los recursos.

Subzona agropecuaria: se extiende hacia el sur, este y norte del APRMSR. Ocupa el espacio geográfico que va desde el límite del área hasta la frontera de la subzona forestal en la zona premontañosa, sobre un relieve de colinas bajas, en una superficie de 10 538 ha. Aquí se concentran todas las empresas ganaderas y el sector campesino distribuidos en pequeñas fincas de producción de cultivos varios, en especial maíz, frijol y se comienzan a observar avances en la producción de frutales.

Objetivos

  1. Propiciar el uso de los recursos suelo, agua y bosque a través de prácticas agropecuarias adecuadas para lograr la sostenibilidad de estas actividades socioeconómicas.
  2. Favorecer la elevación del nivel de vida y el desarrollo socioeconómico de las poblaciones locales.

Regulaciones

  1. Los tenentes dentro del APRMSR y su zona de amortiguamiento que practiquen actividades agrícolas y ganaderas, desarrollarán las mismas bajo criterios de responsabilidad, basados en el uso sostenible de los recursos naturales y en concordancia con el plan de ordenamiento territorial vigente.
  2. Se respetarán los límites y definiciones de los bosques, así como las franjas hidrorreguladoras.
  3. Cualquier tipo de infraestructura o actividad que se pretenda desarrollar en esta zona deberá ser presentada y conciliada, antes de la tramitación oficial, con la administración del área protegida.
  4. Los manejadores de este patrimonio tienen la obligación de cumplir lo establecido en la Ley 81 de Medio Ambiente de la República de Cuba, en cuanto a materia de otorgamiento de la Licencia Ambiental.
  5. Los manejadores tienen que presentar ante la administración del área protegida el Estudio de Impacto Ambiental y la Licencia Ambiental emitida.
  6. En lo posible, emplear la cantidad mínima indispensable de personas y medios automotores.
  7. Se prohíbe el empleo masivo de agroquímicos.
  8. Se prohíbe el uso de prácticas productivas que degraden la calidad de los suelos.
  9. Puede admitir servicios básicos vitales, viales, viviendas, instalaciones productivas y otras que se requieran para asegurar las labores económicas, siempre que dispongan de la licencia ambiental correspondiente.

Subzona Forestal: se prevé el uso sostenido de los recursos forestales del área, con control estricto sobre los planes de explotación y reforestación. Se extiende en el espacio geográfico que ocupan el relieve más accidentado y de más altura dentro del área. Ocupa una extensión aproximada de 11 671 ha., limita hacia el norte, este y sur con la zona agropecuaria, compartiendo o superponiéndose, en algunos casos a la zona histórico cultural, sobre todo la vinculada a las elevaciones del Taburete, El Rubí y Peña Blanca. (Anexo 20)

Comprende un sector de 5000 ha, perteneciente a la UEB Sierra del Rosario, dedicadas fundamentalmente a la repoblación y explotación forestal de manera sostenible.

También dentro de esta subzona se encuentran los sectores de la UEB Silvícola Candelaria y UEB Silvícola Bahía Honda, ambas de la Empresa Forestal Costa Sur que posee la tenencia en Candelaria y Bahía Honda, con una extensión superficial aproximada de 6671 ha.

Estas subzonas deben constituir un ejemplo y una vía para el desarrollo sostenible de las comunidades locales, por lo que deben programarse actividades necesarias de protección de suelos, introducción de técnicas agroecológicas, sistemas semintensivos de cría y usos de sistemas agrosilviculturales modernos.

Debe velarse porque se utilicen, cada vez menos, los productos químicos para el control de plagas y enfermedades, e ir dándole prioridad al control por lucha biológica, con el objetivo de obtener productos que sean más saludables y presenten alta demanda internacional.

Debe irse a la diversificación de las producciones destinadas al consumo y al autoconsumo con el objetivo de mejorar la variedad de ofertas a los actores locales y a visitantes nacionales y extranjeros, como una forma más de obtención de fondos que puedan ser revertidos en el desarrollo sostenible del área, garantizando la viabilidad del proyecto.

Objetivos

  1. Propiciar el uso racional de los recursos forestales a través de prácticas adecuadas para lograr la sostenibilidad del patrimonio forestal del área.

Regulaciones

  1. Los tenentes dentro del APRMSR y su zona de amortiguamiento que practiquen actividades forestales, desarrollarán las mismas bajo criterios de responsabilidad, basado en el uso sostenible de los recursos naturales y en concordancia con el plan de ordenamiento territorial vigente.
  2. Cualquier tipo de infraestructura o actividad que se pretenda desarrollar en esta zona deberá ser presentada y conciliada, antes de la tramitación oficial, con la administración del área protegida.
  3. Los manejadores de este patrimonio tiene la obligación de cumplir lo establecido en la Ley 81 de Medio Ambiente de la República de Cuba, en cuanto a materia de otorgamiento de la Licencia Ambiental.
  4. Los manejadores tienen que presentar ante la administración del área protegida el Estudio de Impacto Ambiental y la Licencia Ambiental emitida.
  5. En lo posible, emplear la cantidad mínima indispensable de personas y medios automotores.
  6. Se prohíbe el empleo masivo de agroquímicos.
  7. Se autoriza la realización de las actividades de manejo forestal aprobadas en el Proyecto de Ordenación Forestal de la empresa.
  8. Se permite la realización de proyectos de reforestación, agro-forestería, actividades de educación ambiental, proyectos de ecoturismo y cualquier otra actividad compatible con esta categoría de manejo que cumpla con las normativas ambientales vigentes.
  9. Se prohíbe el uso de prácticas forestales que degraden la calidad de los suelos.
  10. Puede admitir servicios básicos vitales, viales, viviendas, instalaciones productivas y otras que se requieran para asegurar las labores económicas, siempre que dispongan de la licencia ambiental correspondiente.

Subzona de recursos hídricos: en esta se concentran los embalses existentes dentro del área, su gran mayoría dedicados a la actividad agrícola, tres están destinados a la actividad turística como los que se encuentran en la comunidad Las Terrazas y uno, el San Francisco, que posee un uso diversificado, pues sus aguas se destinan a la piscicultura, la agricultura y al abasto de agua a la población.

Objetivo

  1. Garantizar la protección de las aguas embalsadas a través del manejo adecuado de suelo, agua y bosque en las cuencas que vierten a estos embalses favoreciendo el uso racional y de calidad a los usuarios.

Regulaciones

  1. Los tenentes de los embalses manejarán el recurso agua bajo criterios de responsabilidad, basado en el uso sostenible del mismo, en concordancia con las regulaciones establecidas por la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico.
  2. Cualquier acción o construcción que se pretenda desarrollar para el desarrollo de la actividad deberá ser consultada a la administración del área protegida.
  3. Los tenentes colindantes, ubicados en las restantes subzonas no podrán realizar intervenciones en el perímetro, ni interior de los embalses sin la autorización de la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico.